La recesión geopolítica…………………….Autora: Margarita Cedeño de Fernández

db41f33d-cac1-4a32-a558-7bca8bcb03f2

A finales del año pasado, el Grupo Eurasia, la consultora más grande del mundo sobre temas de riesgos políticos, publicó su acostumbrado informe anual, donde predijo que el 2017 sería el año más volátil en cuanto a riesgo político, desde que culminó la Segunda Guerra Mundial, en 1945.

Lo que ellos han llamado una “recesión geopolítica” configura un escenario que la actual generación no ha visto nunca, y que de acuerdo al autor del informe en cuestión, hacen más reales las posibilidades de conflictos entre Estados.

Para cada continente, se han realizado proyecciones que sustentan la visión del Grupo Eurasia, de que el mundo se dirigía hacia el “G-cero” o un mundo sin un líder global. Las evidencias que sustentan esta visión van desde el poco interés de Estados Unidos de continuar siendo un líder global, hasta el debilitamiento de los países de la Unión Europea y el deseo de Rusia y China de asumir un mayor rol a nivel global.

El informe pronosticó la difícil situación que se generaría entre Alemania y Turquía, que ha devenido en una crisis política de importantes dimensiones que pone en entredicho el liderazgo alemán en la Unión Europea, con fuertes acusaciones de que Alemania esconde a terrorristas enemigos del gobierno Turco. No podemos olvidar que de las relaciones turco-alemanas depende el crucial pacto migratorio que suscribió la Unión Europea, que detuvo la crisis de refugiados que intentaba llegar a Europa.

Ángela Merkel también está en el centro del suceso más importante a nivel económico; el Brexit, que fue formalizado la semana pasada por Theresa May, primera ministra de Reino Unido. El dominó generado como consecuencia de esta decisión traerá para Europa momentos de incertidumbre y el ascenso de partidos ultraconservadores en Europa, como podría suceder en Francia, en Países Bajos y en Alemania.

Por otra parte, la importante reunión que se realizará este fin de semana, en la llamada “Casa Blanca de verano” del presidente Trump, con el presidente de China Xi Jinping, resulta esencial para determinar el curso de los próximos meses, puesto que estarán sobre la mesa importantes temas como el cambio climático, el intercambio comercial entre ambos países y la estabilidad de la región.

La llamada “diplomacia del golf” que ha implementado Trump – en alusión a las reuniones que ha sostenido en su residencia de Mar-a-Lago – quizás no funcione tanto como “la diplomacia del ping-pong” de la década de 1970, que abrió el camino a Nixon para retomar las relaciones con China. El actual presidente de China, al igual que su Gobierno, considera el golf como un “juego para millonarios”, que fomenta la corrupción.

El tema principal en el panorama geopolítico son las acciones de Trump como líder del país más poderoso del planeta. El cuestionamiento a sus vínculos con Rusia no han permitido que avance en el deshielo de las relaciones con Putin, que se ha mostrado más que dispuesto a reunirse con Trump lo más pronto posible. Esto trae consigo grandes incertidumbres que podrían afectar los mercados internacionales en el corto plazo, generando consecuencias económicas que nos afecten a todos.

A esto se suma el confrontacionismo de Trump como estrategia política, que lo ha llevado a cuestionar el rol de la OTAN, lo que debilita la principal alianza internacional desde la posguerra. Y ni hablar de la situación con México, la posible desestabilización de Medio Oriente, la posibilidad de que se dé marcha atrás al acuerdo con Irán.

El Grupo Eurasia también advirtió de las dificultades en Corea del Norte, la inestabilidad política en Sudáfrica y el colapso institucional.

Y aunque no está en el informe, no podríamos dejar de mencionar la situación política en Brasil, la inestabilidad en Paraguay, las recientes elecciones de Ecuador que han polarizado a la población, la aún difícil situación de Venezuela y, en general, los cuestionamientos a gobiernos en toda América Latina.

Se trata de un verdadero período de recesión geopolítica, como vaticinó el grupo Eurasia, que requiere de los gobiernos un trabajo enfocado en mejorar las condiciones de vida de la gente, la lucha contra la corrupción,  así como propugnar por el fortalecimiento de los organismos internacionales en el mantenimiento de la paz y la estabilidad. Esa es la única vía para evitar el desmoronamiento de la seguridad internacional, una nueva crisis económica y una escalada situación de inestasbilidad política a nivel mundial.

About the Author

Leave a Reply

*