Peligros al consumir aceite de Higuera o Ricino

Peligros al consumir aceite de higuera o ricino.-Por: ARCENIO ESTEVEZ MEDINA

La planta de la higuera o higuereta, denominada como palma cristi y masquetí en algunos lugares del mundo, conocida en lenguaje científico como Ricinus communis, es usada con mucha frecuencia por la gente común para diferentes males.

De ella se extrae el aceite de higuera, de ricino y el de castor.  Esto último es un error debido a que el castor es un animal, por tanto, no es un aceite, es una manteca; pero por ignorancia de los consumidores se lo venden como tal.   El aceite de castor no puede extraerse de una planta, porque este es un mamífero roedor, que vive en el agua y en la tierra.

SDGTYBCVCVARCENIO_ESTEVEZ_MEDINA__EL_AUTOR_es_medico__Reside_en_Santo_Domingo

El aceite de ricino es recomendado, a menudo, por algunos médicos el día anterior de hacer un estudio o previo a una cirugía. También es frecuente que la gente lo tome como purgante, antiparasitario, piojicida, caída del pelo, antigripal y antiasmático.  Se usa además, en vendas para la sinusitis de cualquier origen.  Sin embargo, estos empleos pueden producir significativos efectos secundarios.

Algunos efectos dañinos 

En muchos lugares se usa, aplicado tópico, como matagusanos en animales afectados por este problema. Es una razón para no recomendar su empleo por vía oral.

Se han identificado en esta planta tres sustancias dañinas para la salud: ricinas, ricialérgeno y ácido ricinoleico.

Las ricinas.  Son componentes venenosos presentes en el aceite y en el bagazo del fruto de esta planta en mayor proporción. Se han identificado tres ricinas.  La D, que contiene 493 aminoácidos y 23 azúcares simples.  La ácida y la básica.  Todas tienen propiedades parecidas.

Las ricinas producen toxicidad porque aglutinan los glóbulos rojos y pueden causar coagulación intravascular diseminada, lo que provoca con facilidad la muerte.  Causa, además, destrucción de las células, disminuyendo la cantidad de las mismas en el timo, ganglios linfáticos y médula ósea (Seminario Tramil 2, Santo Domingo, 1986).

La ricina contenida en un gramo de semillas de higuera es suficiente para producir la muerte de un niño pequeño.  La ingestión de las ricinas induce al organismo a producir una antitoxina llamada antirricina.

El ricialérgeno.  Es una sustancia altamente alergógena que produce alergia en las vías respiratorias, en los ojos y en la piel.  Esto puede desencadenar asma bronquial en personas predispuestas.

El ácido ricinoleico.  Es el responsable de la acción laxante del aceite de higuera y el de ricino.  Aumenta el movimiento de los intestinos (peristalsis).  Sin embargo, es muy irritante para la mucosa y puede provocar pérdida de albúmina, y eliminación de potasio.  Por esta razón puede dar problemas al corazón y además, producir edema, por el descenso en los niveles de albúmina.

En el año 1993, se recogieron, en Inglaterra, más de mil collares hechos en Guatemala con la semilla de la higuereta y la razón para esta acción fue porque la ricina es considerada un veneno.  Esta sustancia ha sido usada en ataques terroristas.

La persona que toma este aceite se expone a sufrir de náusea, vómito, diarrea mucosanguinolenta, problemas renales, hepáticos, hipotensión arterial, taquicardia, coma y hasta la muerte.

jpm

About the Author

Leave a Reply

*