Selección Voleibol femenino RD necesita mejor preparación

VOLEIBOL

La selección nacional de voleibol femenino de la República Dominicana ha concluido recientemente su participación en el campeonato mundial de dicha disciplina obteniendo una honrosa quinta posición. Sin embargo, nuestro equipo también participó en los juegos olímpicos de Londres y allí alcanzó la sexta posición.

Considerando que los juegos olímpicos tienen mayor jerarquía, se puede decir entonces que en los dos años y pico entre ambos eventos, en términos prácticos ni perdimos ni ganamos terreno. Además, muchas de nuestras victorias mundialistas se extendieron a cinco sets, lo que significa que por muy poco podrían haber sido derrotas.

Por otro lado, varias derrotas también fueron a cinco sets. Desde esta óptica, la participación en el mundial, no se puede catalogar como un fracaso, pero tampoco como un éxito.

Al mismo tiempo, existe evidencia que indica que nuestro equipo podría escalar posiciones más altas, e incluso llegar a la misma cima, si nuestras jugadoras tuvieran una composición corporal óptima, y mayor resistencia.

La composición corporal óptima implica el desarrollo muscular apropiado, así como el nivel óptimo de grasa en el cuerpo.

Aunque en el voleibol la fortaleza física no es lo principal, entre dos equipos similares, el más fuerte tiene la ventaja. Una jugadora de voleibol necesita de extremidades inferiores (piernas, muslos, glúteos, etc) fuertes, para mantener mejor el equilibrio, reaccionar ágilmente y maximizar el salto, tanto para el ataque, como para la defensa o el servicio. Al mismo tiempo, necesita espaldas, pectorales y brazos fuertes para rematar y servir con mayor fuerza e impulsar el balón con mayor velocidad.

El porcentaje de grasa en el cuerpo no debe ser demasiado bajo, pero tampoco exceder el mínimo recomendado. Entre dos equipos de similar nivel técnico y similar desarrollo muscular aquél con grasa excesiva parte en desventaja, pues sus jugadoras serán más lentas y se agotarán mas rápidamente. Aunque existen métodos sencillos y equiposasequibles que permiten la medida en forma rutinaria del porcentaje de grasa corporal, desde hace más de 2 años hemos tratado infructuosamente de obtener dicha información para el equipo dominicano.

El foto-montaje que acompaña este artículo provee evidencia de que nuestras jugadoras no tienen la composición corporal apropiada. Vemos en la parte izquierda a un sexteto dominicano reciente, y a dos jugadoraspor separado. Los rostros y números de las dominicanas han sido cubiertos para enfatizar que éste no es un asunto que atañea las jugadoras propiamente, sino al cuerpo técnico. En la parte derecha vemos miembros del equipo cubano, y del estadounidense (ambos son los principales rivales del equipo dominicano en NORCECA).

Podemos apreciar que la mayoría de las jugadoras extranjeras lucen mas esbeltas y fuertes que las dominicanas. Dentro del sexteto dominicano, solo la tercera desde la izquierda tiene un físico comparable a las extranjeras. Las demás exhiben un desarrollo muscular muy inferior (comparar hombros, brazos, muslos, etc). Al mismo tiempo la mayoría de las dominicanas (excepto 2 de ellas) parecen tener un porcentaje de grasa por encima de lo ideal para volibolistasde alto rendimiento, y definitivamente más alto que sus rivales.

Enfatizamos que aun las jugadoras de composición corporal ideal necesitan hacer ejercicios cardiovasculares intensos para desarrollar resistencia contra el agotamiento físico. Entre equipos similares, el que se agota más rápido lleva las de perder. Según se van cansando, las jugadoras saltan menos alto, pierden agilidad, rematan y sirven con menos potencia, etc. Esto afecta más al equipo que se agota más rápido.

La misma evidencia visual sugiere que el cuerpo técnico no ve al acondicionamiento físicocomo una prioridad. Si las jugadoras hicieran los ejercicios que desarrollan resistencia probablemente tendrían un porcentaje de grasa más bajo. Del mismo modo, los resultados en el campo de juego también apuntan a deficiente acondicionamiento físico.

En el pasado mundial, contra Croacia,contra Argentina, contra Bélgica, y en la terceraronda contra China, la RD empezó ganando los primeros dos sets. Sin embargo, contra Croacia y Bélgica necesitó el quinto y último set para lograr la victoria, contra Argentina necesitó un cuarto set, y contra China en la tercera ronda terminó perdiendo los últimos 3 sets corridos y con ello el partido. Contra Italia, y contra Alemania,RD empezó ganando 2 sets a uno, pero necesitó el quinto set para ganar el encuentro. Contra Japón y en la segunda ronda contra China logró empatar a dos sets después de perder los dos primeros, pero no logró ganar el quinto y decisivo set.

Lo anterior se puede interpretar como señal de que las dominicanas se cansaban más rápido que sus rivales, razón por la cual tenían tanta dificultad en lograrganar 3 sets corridos (lo cual lograron solamente contra Túnez, clasificado #27 del mundo).Con mejor acondicionamiento físico, y sin el peso muerto innecesario de la grasa excesiva, las victorias que empezaron con ventaja dominicana de dos sets a cero o uno, podrían haberse logrado en menos sets, lo que habría ayudado contra el agotamiento acumulado en los partidos finales; mientras quelas cerradas derrotas probablemente se habrían inclinado al lado dominicano.

En conclusión, tanto la evidencia visual como los resultados de campo apuntan a un descuido del cuerpo técnico en cuanto a la preparación física de las jugadoras (lo cual también las perjudica cuando tratan de obtener trabajo como refuerzo en las ligas extranjeras más fuertes). Si a pesar de ello hemos logrado una quinta posición en este mundial, podemos concluir que tenemos el talento necesario para escalar la cima global, como lo han hecho varias veces nuestras hermanas cubanas, y como acaban de hacerlas estadounidenses.

Probablemente la federación deba controlar el porcentaje de grasa corporal de las jugadoras, y a la vez poner a disposición de las selecciones nacionales (incluyendo a las menores) un preparador físico con experiencia y formación técnica relevante al voleibol. El desarrollo de masa muscular lleva su tiempo, pero la reducción de grasa excesiva, y el desarrollo de resistencia al agotamiento se puede lograr en cuestión de semanas.

Parece que ya tenemos lo más difícil de encontrar: el talento. Nos hemos descuidado con lo mas fácil de lograr: la preparación física. Con los correctivos necesarios, ¡la cima está a nuestro alcance!

jpm

About the Author

Leave a Reply

*